De la comunidad al Congreso: Un organizador elegido en Guatemala (Entrevista)

Por Katherine Zavala, Director Regional, América Latina [In English here.]

Leocadio Juracán, recién elegido representante al Congreso de Guatemala, y coordinador general del CCDA, grupo concesionario de Miles de Afluentes.

En un paso sin precedentes, los y las líderes de base en Guatemala fueron elegidos por mayoría de votos para ser diputados en el Congreso en las elecciones del año pasado. Leocadio Juracán, el personal de uno de las organizaciones comunitarias que apoya Miles de Afluentes, el Comité Campesino del Altiplano (CCDA), fue uno de estos líderes de base.

Juracán representa una luz de esperanza. El año 2015 fue un año interesante para CCDA y Guatemala. El año comenzó con la CICIG (Comisión Internacional de las Naciones Unidas contra la Impunidad en Guatemala) sacando a la luz la profunda corrupción dentro del gobierno. Este caso provocó que se despertará una movilización dentro de la sociedad civil a nivel nacional, animando a miles de personas salir a la calle para expresar su frustración con los sistemas corruptos y la impunidad. Este movimiento de protesta continua impulsó la renuncia del vicepresidente, y en última instancia, del propio presidente.

Antes de ser elegido al Congreso el año pasado con un partido político alternativo de nombre Convergencia, Juracán ya abogaba por la justicia social durante más de tres décadas como coordinador general de CCDA. Convergencia representa la voz de los marginados; las de las comunidades indígenas y campesinas.

Siendo parte de una familia maya indígena rural, Leocadio conoce directamente las luchas de su pueblo y el poder de la organización comunitaria. Pregunté a Leocadio algunas preguntas acerca de su elección y el papel que se imagina tener en el Congreso.

Katherine Zavala: ¿Cuál es el significado de que usted haya ganado la elección de ser diputado en el Congreso?

Leocadio Juracán: En un país como Guatemala, que tiene altos niveles de discriminación y de desigualdad, donde los poderes económicos mantienen el control político, se encuentran a muchos funcionarios ligados a actos de corrupción. Muchos de ellos han sido financiados con ‘dinero sucio’ en sus campañas políticas.

Es importante que un integrante de una organización social de carácter indígena y campesina llegue a este espacio para poder democratizar el país, pero asimismo buscar desde este espacio, impulsar las demandas de la población a las que se representa.

Leocadio (centro) y un compañero del CCDA, en la oficina de ese grupo el año pasado, acompañados de Katherine Zavala, representante de Miles de Afluentes (derecha).

KZ: ¿Qué significa este logro para Guatemala en general?

LJ: En la actualidad hay un descontento generalizado en el país con la clase política porque son personajes ligados a la corrupción e enriquecimiento ilícito. Además, muchos de ellos llevan más de 12 años en el Congreso sin que se vean muchos avances en las condiciones de vida de la población. Por ello, la ciudadanía exigen la renovación de la institución.

Pero hay que agregar que los sectores sociales no han tenido una participación política tan visible además que no se había ocupado un puesto en una institución donde se discute y aprueba la legislación del país, se aprueban los presupuestos nacionales y por ende, es importante porque desde este espacio se puede visibilizar la necesidad de invertir en la población indígena y campesina del país.

Asimismo esto sería uno de los primeros pasos para que más dirigentes del movimiento social puedan acceder a estos espacios y de esa forma transparentar y recuperar la institucionalidad del Estado.

KZ: ¿Que desea lograr durante su trayectoria como diputado? y ¿Cuál es su esperanza?

LJ: Mi papel busca ser el interlocutor entre el movimiento [campesino] y el Congreso de la Republica, así como impulsar la agenda de los pueblos y del movimiento social como la Ley de Desarrollo Rural Integral (Inciativa 40-84), el paquete de ley de transparencia, la ley de lugares sagrados, la ley de radios comunitarias, reconocimiento de las semillas nativas como patrimonio de las comunidades e impulsar la creación de tribunales agrarios.

Quiero asegurar que pueda representar a las mayorías marginadas en este pais, informarles de lo que ocurre en el Congreso y recoger las aspiraciones de la población del campo. Por supuesto, ser la voz de los campesinos, que por primera vez tendrán una representación en el Congreso de la República.

Share this: