Un día para celebrar el maíz en México

(In English here) 

María Estela Barco Huerta en la oficina de DESMI en Chiapas

México celebra el Día Nacional del Maíz el 29 de septiembre. Recientemente la Directora Regional de América Latina, Katherine Zavala, entrevistó a María Estela Barco Huerta, Coordinadora General de Desarrollo Social y Económico de los Mexicanos Indígenas (DESMI) para hablar sobre por qué este día es importante para las comunidades indígenas de Chiapas.

Katherine Zavala: ¿Cuál es el valor de proteger la semilla criolla de maíz en México?

María Estela Barco Huerta: No solo es proteger el maíz, sino toda clase de semillas, vegetales y animales. El maíz como representativo de la cultura mexicana, y sobre él, las amenazas de Monsanto. Defender el maíz es defender la milpa, como una unidad productiva y diversa, pues dentro de ella se da el maíz y otros alimentos que se cultivan como el frijol, la calabaza el chile y otros que se dan ahí de manera natural, como los quelites o el tomatillo, la yerba mora, etc.

El valor de defenderlo es defender prácticas milenarias de los pueblos, es defender la biodiversidad y la gran variedad de especies de maíz que conservan los pueblos originarios y campesinos a lo largo y ancho del territorio mexicano. Defender el maíz es defender el derecho a la alimentación, el derecho a seguir siendo dueños de las semillas que los antepasados han heredado a los pueblos. México es centro de origen del maíz, son más de 60 razas nativas y 209 variedades según investigaciones realizadas. Dicen que solo 10 razas han sido utilizadas en mejoramiento genético. Defender las semillas es defender el futuro alimentario de los pueblos originarios.

KZ: ¿Hay trabajo que se realiza para proteger las semillas nativas a nivel nacional?

MEB: Sí, porque si la conciencia de las campesinas y campesinos no se fortalece, no pueden hacer frente a esta amenaza relacionada con las semillas. Nuestro trabajo es apoyar a las comunidades indígenas a asumir la responsabilidad de cuidar, preservar y proteger las variedades indígenas.

Un dato de CENAMI, dice que de cada 10 campesinas-campesinos solo 3 conservan sus semillas nativas, criollas. El riesgo de perderlas, pone en riesgo la alimentación de los pueblos. Desde los talleres de agroecología se reflexiona y se comparten técnicas para conservarlas y seleccionar las mejores.

En las comunidades de los municipios autónomos, se hace todo un trabajo y conciencia, para resguardar toda clase de semillas, así como de animales criollos, no se trabaja con animales de granja.

El gobierno con la llamada Ley de Certificación y comercialización de semillas, emitida en 2007, pone en peligro la Seguridad Alimentaria de los pueblos, favoreciendo a las trasnacionales a ser dueños absolutos de las semillas, buscando que dependamos eternamente de ellos, comprando no solo las semillas hibridas o transgénicas, sino el paquete de insumos agrotóxicos.

KZ: ¿Cómo han visto la contaminación o la amenaza de semillas transgénicas en su trabajo?

MEB: En las comunidades donde trabajamos, no hemos tenido la experiencia concreta de encontrarnos con contaminación. Las comunidades tienen acuerdos de no permitir la entrada a sus pueblos de semillas transgénicas.

Hacia la zona sur dónde las comunidades cuentan con mayor número de hectáreas de tierra, han utilizado semillas mejoradas, o hibridas, muchas comunidades han perdido las semillas nativas, hay un proceso de concientización y de recuperación de semillas pero esto es a largo plazo.

“Alrededor del maíz de la milpa hay prácticas culturales que son el anclaje y hoy resistencia de las comunidades.” ~María Estela Barco Huerta

KZ: ¿Cual es el papel que juegan las comunidades indígenas en proteger semillas criollas?

MEB: Es vital, si las comunidades indígenas y campesinas no protegen sus semillas, va en riesgo la vida propia de ellos y del pueblo de México. Es proteger la cultura, las raíces propias, alrededor del maíz de la milpa hay prácticas culturales que son el anclaje y hoy resistencia de las comunidades.

Es asegurar la independencia en la producción de alimentos, ya que es luchar contra la imposición del gobierno de querer convertir en ilegal las prácticas milenarias de: conservar sus propias semillas, de realizar el   intercambio de semillas entre las familias y comunidades campesinas. Es una agresión, un despojo de lo que todavía conservan en sus manos las comunidades indígenas y campesinas, año con año después de cada cosecha seleccionan las mejores para la siguiente siembra, son bancos vivos de semillas.   En la actualidad es trascendental que se mantengan y conserven toda clase de semillas es parte de la Soberanía Alimentaria.

KZ: ¿Que otra contribución nos puedan compartir?

MEB: Las semillas transgénicas son una falsa promesa de solución al hambre en el mundo. No se da suficiente información por parte de los gobiernos sobre el riesgo que representa a la salud humana y el peligro sobre las semillas nativas al ser contaminadas, el riesgo de perder, en el caso de Mesoamérica, variedades milenarias.

Es una guerra económica por parte de las trasnacionales apoyadas por los gobiernos, para controlar los sistemas alimentarios del mundo, (el mercado de los alimentos es el mayor a nivel mundial) y hacernos dependientes de ellos con la compra de semillas y los agroquímicos.

Los gobiernos locales, se aprovechan de las necesidades de las comunidades y les regalan maíz transgénico importado de Estados Unidos, Brasil, y África.

Hay que tomar en cuenta la falta de precios de garantía a los productos del campo tambien, con el TLC el campo ha sido el más afectado, pues México importa millones de toneladas de maíz de Estados Unidos afectando a campesinos que no pueden competir, a raíz de esto se han dejado de sembrar miles de hectáreas de maíz.

Otra cuestión son los monocultivos como la palma africana, el piñón, introducidos por programas de gobierno, provocando el cambio de uso de suelo, se deja de sembrar maíz, frijol para sembrar palma, flores, etc.

Además del DESPOJO que ahora enfrentan las comunidades indígenas en el país sobre sus tierras, por mineras, proyectos de hidroeléctricas, empresas eólicas, autopistas, inmobiliarias etc.

Share this: